Lo que creemos

Declaración de Lausana

El CCI suscribe como referente confesional, en la comprensión de ser parte de un cuerpo universal de iglesias, el reconocido Pacto de Lausana (de 1974), fruto del Congreso Internacional sobre Evangelización Mundial. El Pacto de Lausana se destaca por su comprensión y compromiso con la tarea evangelizadora en el mundo, que se constituye para nosotros en la esencia de la vocación misionera para la que Dios ha establecido y respaldado la vida y misión del CCI.

Confesión doctrinal

Los aspectos de la fe cristiana son amplios y abarcan la totalidad de la vida espiritual, moral, social y material del ser humano y de su convivencia con el resto de la creación de Dios, de tal modo que esbozarla aquí implicaría un amplio tratado de fe. Resaltamos, entonces, los aspectos centrales:

  • Creemos en un solo Dios eternamente existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, creador y Señor de las cosas visibles e invisibles.
  • Creemos en Jesucristo, Hijo de Dios, quien se encarnó mediante la concepción virginal de María por obra del Espíritu Santo, murió y resucitó para redimirnos de nuestros pecados, y ser el único y suficiente medio de redención a la humanidad.
  • Creemos en la Biblia, que es la Palabra inspirada e inerrante de Dios, y autoridad suprema y final de la doctrina, fe y conducta del pueblo de Dios.
  • Creemos en los bautismos del agua y del Espíritu Santo en los creyentes, resultado de la conversión a Dios.
  • Creemos en la salvación por la fe como fruto de la gracia de Dios que garantiza la vida eterna.
  • Creemos en el fruto y los dones del Espíritu Santo, que Él reparte a los creyentes para edificación del Cuerpo de Cristo, la Iglesia Universal, y para su testimonio de amor y servicio a la humanidad.
  • Creemos en las manifestaciones de sanidad divina y liberación por el poder de Dios en la autoridad de Jesucristo.
  • Creemos en la segunda venida de Jesucristo en forma corporal y visible y la manifestación de su reino eterno.
Scroll Up