Nuestra visión

Como hemos afirmado, queremos que toda nuestra gente CCI aprenda y viva viendo en 4-D, esto quiere decir aprendiendo y viviendo en:

La visión que nos DEFINE
el cuadro en el que se pinta nuestro futuro preferido

Edificar una comunidad ferviente en su adoración, activa en su comunión y comprometida en su misión.

El propósito que nos DIRIGE
el timón que dirige la iglesia en su accionar

Impulsar a las personas para que crean en Dios-Padre, crezcan por la comunión del Espíritu Santo, y sirvan a la misión de Jesucristo en el mundo.

Los valores que nos DISTINGUE
el combustible que nos moviliza en todo

Amor
La fuerza para corresponder a la gracia de Dios amando a los demás.
Mateo 22.37-40; Juan 13.34-35; 1 Juan 3.14, 16-18.

Honestidad
La bandera del respeto y la integridad personal.
Tito 2.7; Filipenses 4.8; Romanos 13.13.

Servicio
El vivir en disponibilidad a las necesidades ajenas.
3 Juan 5; Mateo 20.25-28; Juan 13.12-15; Gálatas 6.9-10.

Disciplina
El desarrollo de actitudes positivas que se aprenden.
Proverbios 5.23; 15.32; Hebreos 12.11.

Excelencia
La cultura de cosas bien hechas que inspiran y honran.
1 Crónicas 17.17; Salmo 101.6; Hebreos 11.4.

Humildad
La virtud que nos acerca a Dios y a nuestros semejantes.
Mateo 11.29; Proverbios 15.33; Hechos 20. 17-19; Efesios 4.1-2; Filipenses 2.3.

Fidelidad
La mansa lealtad con Dios y con quienes nos presiden.
Lucas 16.10; Salmo 31.23; 1 Corintios 4.2; Hechos 11.22-23; 3 Juan 3.

La estrategia que nos DISEÑA
las directrices y acciones que nos llevan al cuadro final

  1. Nuestra naturaleza eclesial
  • Hemos sido llamados a plantar una ‘iglesia de puertas abiertas’ donde las personas son llamadas para adorar a Dios y enviadas para testificar de Dios.
  • Hemos sido llamados a plantar una ‘iglesia esparcida’ que motiva y prepara a los creyentes para testificar allí donde viven, trabajan y se mueven a diario.
  • Hemos sido llamados a plantar una ‘iglesia del camino’, de personas que están en renovación y movilización constantes en su fe y testimonio.
  1. Nuestro estilo ministerial
  • Estilo de vida. Nos identificamos con un estilo de vida que se basa en la verdad que enseña la Palabra, el amor servicial, el perdón interpersonal, y las nuevas oportunidades como muestra de la invariable misericordia de Dios.
  • Estilo doctrinal. Procuramos ser una iglesia con equilibrio en sus posturas teológicas, es sus formas de culto y de organización, en sus enseñanzas, y en sus manifestaciones espirituales.
  • Estilo pastoral. Estamos comprometidos con la tarea de alimentar, orientar y proteger pastoralmente a las personas y familias de la iglesia, con un amistoso y oportuno acompañamiento a sus necesidades.
  • Estilo de servicio. Procuramos ser participativos en nuestro accionar, dando oportunidad a cada creyente para desarrollar sus dones y capacidades al servicio de la edificación de la obra de Dios.
  • Estilo de organización. Estamos comprometidos con una cultura de hacer bien las cosas en cada una de nuestras actividades y modos de organización con miras al bienestar de la gente y la honra al Señor.
  1. Nuestro modelo eclesial
  • Creemos en las relaciones comprometidas. Ello significa, que jamás por los asuntos del trabajo o del ministerio serán sacrificadas las relaciones interpersonales e interministeriales. Para nosotros, las instituciones no son más valiosas que las personas; al contrario, creemos firmemente que son las personas quienes prestigian y potencian a las instituciones. Sin las personas correctas, las instituciones están condenadas al fracaso.
  • Preferimos muchos haciendo poco, que pocos haciendo mucho. Apoyamos la descentralización de las tareas ministeriales. El cuerpo pastoral tiene la tarea de crear condiciones para la implementación de un sistema de trabajo basado en esta sencilla pero contundente declaración. A la vez, cada feligrés debe ser motivado a servir en la iglesia, demostrando con ello que no está allí para ser un simple receptor de bendiciones, sino también para bendecir a los demás.
  • Nos importa, no lo qué tenemos, sino cómo lo usamos. Este es nuestro concepto y visión de la mayordomía en la iglesia. Creemos en la integridad, la honradez y la excelencia como principales virtudes en la administración de todo lo que Dios pone en nuestras manos. Una iglesia potenciada, no es la que cuenta con muchos recursos y bienes, sino la que utiliza sus recursos de manera sabia y con excelencia.
  • Buscamos ser, no una iglesia grande, sino una gran iglesia. No tenemos afición por los números o por lo espectacular; es decir, buscamos ser, no una iglesia grande, sino una gran iglesia. Una gran iglesia tiene que ver con influenciar de manera vigorosa e impactante a las personas de su entorno por medio de un testimonio efectivo de nuestra presencia eclesial en la sociedad en que vivimos.
  • Promulgamos el respeto y la tolerancia intereclesial. En nuestra comunidad eclesial internacional se suele aglutinar creyentes provenientes de diversas tradiciones: bautistas, pentecostales clásicas, neo-pentecostales, carismáticas, iglesias originadas en la reforma protestante, anabaptistas, etc. Para nosotros, unidad no es uniformidad, sino diversidad en armonía y respeto; por consiguiente, enfatizamos lo que une, no lo que desune.
  • Promovemos la mancomunidad de esfuerzos y compromisos. Aunque la Red Global CCI respeta la autonomía local de cada congregación, también consideramos de suma importancia la mancomunidad basada en ‘relaciones comprometidas’, y por ello apoyamos los esfuerzos y compromisos en lo que a la visión misionera CCI concierne, y en aquellas acciones donde se nos facilita llevarlas a cabo de forma corporativa.
  1. Nuestras banderas de servicio

Se trata de consignas de trabajo que deben caracterizar el modo en que servimos a la gente en el CCI:

La bandera de la PERTENENCIA
Para expresar de manera viva que pertenecemos al Cuerpo de Cristo representado en esta comunidad de fe, comprometiendo para ello nuestro tiempo, talento y tesoro.

La bandera de la EFICIENCIA
Para asumir nuestras tareas y funciones ministeriales, dando el mejor aprovechamiento a lo que hacemos individual y colectivamente para el reino de Dios en esta congregación y en la Red Global CCI.

La bandera de la INFLUENCIA
Para producir en la gente cambios de actitud y de maneras de vivir utilizando medios novedosos que generen una mentalidad y un compromiso por los valores del reino de Dios y la fe en Jesucristo.

La bandera de la EXCELENCIA
Para promover que todas nuestras acciones, y el resultado de ellas, se realicen con el mayor empeño, la mejor calidad y el sólido propósito de agradar al Señor y de honrarlo.

La bandera de la PERSISTENCIA
Para mantener una firmeza de carácter al ejecutar nuestras responsabilidades, procurando ser estables y perseverantes en todas las circunstancias.

Scroll Up